Razones para utilizar el cobre

Las razones para utilizar el cobre son varias y bien conocidas desde la antigüedad y en los últimos tiempos se ha demostrado también porque el cobre es adecuado en nuestro entorno hospitalario, y como medida preventiva su aplicación sería recomendable a nivel doméstico, laboral e inclusive edificios públicos de mucho paso.

1.- Material duradero, resistente y fiable

La durabilidad del cobre se ha probado durante siglos de uso en los recubrimientos exteriores de los edificios. Al exponerse a los agentes externos, el cobre se protege a sí mismo desarrollando con el tiempo una pátina que lo hace resistente a las diferentes condiciones atmosféricas con una vida útil que se extiende a varias generaciones.
Al contrario que otros materiales, el cobre no experimenta cambios en sus propiedades con el paso del tiempo y es resistente a la luz del sol, los rayos UV, el agua y la humedad – estas son las principales razones por las que es tan duradero.

2.- Belleza atemporal con una superficie viva

El cobre es un material natural con una superficie viva que madura de forma elegante.
El cobre se ajusta perfectamente a las demandas de la arquitectura moderna. El color de las superficies de cobre cambia con el paso del tiempo según va avanzando el proceso de patinación: el cobre, inicialmente de color rojo brillante, va adquiriendo lentamente un color marrón oscuro oxidado y posteriormente puede desarrollar la típica pátina verde, madurando conjuntamente con el edificio.
Las cubiertas, fachadas y canalones de cobre combinan perfectamente con otros materiales de construcción naturales como la madera, la piedra, el vidrio o el ladrillo. De hecho, el cobre combina con cualquier material de
construcción tanto si se busca un estilo moderno como tradicional.

3.- Un metal que es parte de nuestra Historia

El cobre nos acompaña desde la Edad del Bronce.

Uno de sus usos más antiguos en arquitectura data del siglo 2 d.C. En tiempos del Imperio Romano, el Panteón de Agripa en Roma, se cubrió con planchas de bronce que después de 1.500 años fueron retiradas y reutilizadas por Bernini para construir el espectacular baldaquino de la Basílica de San Pedro.
El cobre tiene una larga tradición de uso en los recubrimientos externos de los edificios. Caminando por los barrios antiguos de las ciudades europeas se pueden admirar multitud de ejemplos de edificios históricos, palacios e iglesias con revestimientos y canalones de cobre de color verde patinado y varios siglos de antigüedad. El cobre ha fascinado siempre a las personas por su elegancia visual.

4.- Material de moda en la arquitectura moderna

El cobre: un material para personas creativas.
El uso del cobre está experimentando un período de resurgimiento en la arquitectura contemporánea y las formas en las que se utiliza son muy diversas: desde una casa familiar hasta edificios de formas extraordinarias, aplicaciones tanto de interior como de exterior, planchas tradicionales o estructuras transparentes y creativas.
Superficies vibrantes, multifacéticas, majestuosas y siempre cambiantes; una amplia gama de colores…— estas características únicas del cobre permiten una gran creatividad a la hora de diseñar edificios que resultan
un placer para la vista.

5.- Material óptimo para el reciclaje

El cobre puede reciclarse una y otra vez sin perder sus propiedades o rendimiento. En la actualidad, la reutilización de materiales es un elemento clave de la industria de la construcción. El cobre tiene unas excelentes credenciales:
en caso de ser necesaria la demolición o rehabilitación de un edificio, el cobre no se deshecha, como ocurre con muchos otros materiales de construcción, ya que es 100% reciclable.
El cobre reciclado es idéntico al cobre primario, sin importar el número de veces que se haya reutilizado. Hoy en día, el 43% de la demanda de cobre en Europa se cubre con materiales reciclados.
Gracias a sus infinitas veces de ser reciclado, es posible que una pequeña parte del cobre utilizado en un nuevo sistema de canalones, se utilizara antes para fabricar joyas en la Edad Media o como monedas en el Imperio Romano.

6.- Sostenible y seguro para el medio ambiente

Materiales naturales a la vanguardia de la eco‐construcción. El cobre es un elemento natural, presente en la corteza terrestre. Además, es un nutriente esencial para la vida; todas las plantas y los animales (tanto terrestres como marinos) necesitan cobre para una buena salud. En la naturaleza, el cobre se encuentra en suelos, océanos, lagos y ríos, y como oligoelemento en los seres vivos.
Ante las nuevas exigencias medioambientales, algunos materiales están dejando de utilizarse poco a poco en la construcción debido a su impacto medioambiental. Por otra parte, materiales naturales como la madera, la piedra o el cobre están adquiriendo cada vez más importancia.
El cobre es un material de construcción sostenible, con una vida útil de varios siglos y que puede reciclarse fácil y eficientemente.

7.- Facilidad para darle forma, maleable

No pongas límites a tu imaginación, el cobre te permite crear casi cualquier forma imaginable. El cobre siempre ha fascinado a las personas por su maleabilidad y sus características visuales únicas. Los artistas y los arquitectos continúan encontrando su inspiración y buscando nuevas posibilidades con este metal utilizado en la construcción que se adapta a todo tipo de formas.
Al cobre, se le puede dar forma mecánica o manualmente, en el lugar de la obra o en el taller, para conseguir virtualmente cualquier forma tridimensional, incluyendo curvas y detalles complejos. Canalones de cualquier forma y tamaño, bajantes y todo tipo de revestimientos son posibles con este metal.

8.- El material favorito de los artesanos

Los artesanos de confianza quieren crear recuerdos duraderos de su obra.

Todos los expertos artesanos conocen el cobre y las técnicas para instalarlo adecuadamente, por lo que puedes confiar no sólo en el material sino también en ellos.
A todo buen artesano le gusta trabajar con este material noble porque:
• es maleable y fácil de instalar,
• no es quebradizo ni siquiera a bajas temperaturas,
• es resistente a la corrosión,
• no exige un gran mantenimiento ni pintura adicional,
• es resistente y soporta condiciones atmosféricas extremas,
• no es combustible
…el cobre permite promocionar durante décadas la habilidad artesanal de los profesionales, pudiendo mostrar su obra con orgullo a sus nietos.

9.- Una inversión a largo plazo

Considera los costes de toda la vida útil.
Algunas personas pueden considerar que el cobre es un material “caro”, pero construir un edificio es una inversión a largo plazo y el cobre ha demostrado tener una larga vida útil probada durante siglos. Algunos materiales alternativos pueden necesitar ser reemplazados alguna vez durante la vida útil del edificio. Considera los costes de material y mano de obra necesarios al reemplazarlos.
El cobre no sufre corrosión atmosférica, no requiere ninguna protección de la superficie, no necesita barnizarse, ni pintarse. Otros materiales necesitan un mayor mantenimiento. En el caso del cobre, el único mantenimiento que se necesita es limpiar los canalones con cierta regularidad.
Con el paso del tiempo los materiales más baratos pueden resultar los más caros. ¡Ahorra dinero con el cobre!

10.- Valor añadido para la edificación

El cobre incrementará la imagen de la propiedad.
Al ser un elemento visible, el uso del cobre en cubiertas y fachadas hacen que el edificio resulte visualmente muy atractivo. Además, la gran reputación de este metal noble dotan un mayor prestigio al edificio.
Al acertar con la elección del material, aumentará el valor de la propiedad, lo cual será apreciado incluso por las futuros generaciones.

11.- El cobre tiene propiedades bactericidas

El cobre en su forma natural inactiva gérmenes, bacterias y virus en las superficies.
El cobre tiene propiedades bactericidas comprobadas científicamente, que son de gran ayuda para los sistemas de salud.
El cobre debe ser considerado, dada su propiedad bactericida, un material esencial para prevenir enfermedades que pueden contagiarse en áreas públicas.
Es el único metal que tiene el reconocimiento científico. La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) en marzo del 2008 registró al cobre como un metal bactericida.
El cobre es un inhibidor natural del crecimiento de bacterias.
Los microbios, bacterias y virus están en todas partes, pero la mayoría desaparece o se inhibe cuando entran en contacto con el cobre.
El cobre no es fácilmente contaminable con gérmenes, aunque haya sido tocado por mucha gente.
El óxido de cobre es un poderoso agente antimicrobiano que se está utilizando en los más diversos tipos de vestimentas para frenar la propagación de ácaros, bacterias y hongos.
Sábanas, fundas de almohadas, ropa de cama, calcetines y cortinas fabricadas con telas impregnadas de óxido de cobre, pueden reducir la alta tasa de infecciones que bacterias, hongos, virus y microbios producen.

Seguir LeyendoQuiero Contactar


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información.cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »